Ferramentas Pessoais
Acessar

El Senado en la Nueva República

Con la muerte de Tancredo Neves, en 1985, su vice, el hasta entonces senador José Sarney, se convirtió en el presidente de la República. Durante su mandato, oriundo de mensaje del Poder Ejecutivo, se aprobó la Enmienda Constitucional nº 26, de 27 de noviembre de 1985, que creó la Asamblea Constituyente. Esta trabajó arduamente para rescatar la ciudadanía brasileña, teniendo como resultado la vigente Constitución de 1988, que señaló el marco jurídico del nuevo tiempo de libertad y democracia en el país y fue apodada "Constitución Ciudadana". Y el Senado, una vez más, ocupó gran papel en el debate político nacional.

En 1992, el Senado, tras una indagación hecha por una comisión parlamentaria de investigación, alejó al entonces presidente de la República, Fernando Collor de Mello. En consecuencia de ese alejamiento, asumió la Presidencia de la República, su vice, Itamar Franco, figura política que se había destacado en el escenario nacional como senador. El año 1993 fue marcado por muchas agitaciones en el Congreso. Se instaló la CPI del Presupuesto, que investigó a los parlamentarios responsables de la elaboración del Presupuesto de la Unión, donde se desveló un esquema de desvío de dinero público. Dieciocho diputados integrantes de la comisión fueron citados en el informe final de la CPI. Seis acabaron siendo privados de sus derechos, ocho absueltos y cuatro renunciaron al mandato, entre ellos el diputado João Alves, apuntado como mentor de los fraudes.

En el año 1995, otro político, oriundo de los cuadros del Senado, Fernando Henrique Cardoso, se convirtió en presidente de la República, siendo reelegido en el marco de la reforma de la Constitución Federal, que continuó en el año 1994. En 1995, 1999.

 

En ese período, se aprobaron importantes leyes en el Parlamento: en 1995, la ley de cuotas para representación política femenina; en 1996, la Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional; y, en 1997, la Ley de Responsabilidad Fiscal, para imponer límites a los gastos gubernamentales.